La inmobiliaria LORCASA nos plantea el siguiente supuesto: Un cliente suyo alquiló un piso como vivienda habitual. El inquilino, en periodo vacacional, permitió que unos amigos ocupasen el piso alquilado durante una semana. Han causado un verdadero destrozo. ¿Quién ha de responder ahora o quién debe pagar los daños causados?

La vigente Ley de Arrendamientos urbanos (art. 8) prohíbe, de modo expreso, tanto la cesión como el subarriendo –aunque sea temporal- de la vivienda alquilada. Exige claramente el consentimiento  del propietario. Según la información transmitida por la inmobiliaria, el propietario no consintió ni supo, absolutamente nada, de la cesión del uso de la vivienda por parte del inquilino. Tuvo conocimiento de ello con posterioridad,  cuando el inquilino le hizo sabedor de lo ocurrido.

Para el propietario y arrendador, la vivienda arrendada, a tenor de la legalidad vigente, ha sido ocupada en todo momento por la persona (el inquilino) con la que suscribió y firmó el contrato de arrendamiento. A partir de aquí, el actual inquilino y arrendatario, titular del contrato de arrendamiento firmado en su día, debe de responder y hacer frente o asumir el daño causado. Éste (el inquilino) viene obligado a abonar al propietario el importe o el coste de las reparaciones que hayan sido necesarias.

Por supuesto, el inquilino, que ha respondido del daño causado por terceros, puede repercutir su importe –si así lo estima- sobre los verdaderos causantes del daño producido.




Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted