A fin de organizar la respuesta a la pregunta planteada, podemos contemplar los siguientes aspectos:


a. La Legislación aplicable


     “En los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien, reuniendo los requisitos en cada caso exigidos en el apartado anterior, sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente. Asimismo, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil y ésta quedara extinguida a la muerte del causante. En el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última. En todo caso, tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aún no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género, así como por cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho”.


     “Si, habiendo mediado divorcio, se produjera una concurrencia de beneficiarios con derecho a pensión, ésta será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido por cada uno de ellos con el causante, garantizándose, en todo caso, el 40 por ciento a favor del cónyuge superviviente o, en su caso, del que, sin ser cónyuge, conviviera con el causante en el momento del fallecimiento y resultara beneficiario de la pensión de viudedad en los términos a que se refiere el apartado siguiente”.


“En caso de nulidad matrimonial, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá al superviviente al que se le haya reconocido el derecho a la indemnización a que se refiere el artículo 98 del Código Civil, siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente. Dicha pensión será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante, sin perjuicio de los límites que puedan resultar por la aplicación de lo previsto en el párrafo anterior en el supuesto de concurrencia de varios beneficiarios” (Ley General de la Seguridad Social, art. 174.2).


b. Interpretación jurisprudencial


Puede verse un reciente pronunciamiento al respecto en TS, Pleno de la Sala de lo social, Sentencia de 29 de enero de 2014


c. Requisitos para percibir pensión de viudedad


    En el caso de fallecimiento de quien fue su cónyuge, se tiene derecho a percibir pensión de viudedad si se cumplen los requisitos siguientes:


1. El fallecido debe encontrarse en situación de alta o asimilado al alta.


2.  El fallecido ha debido completar un periodo de cotización de quinientos días dentro de los cinco años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión, esto es, del fallecimiento. La excepción a lo anterior viene determinada  por el caso de accidente –causa de la muerte- , pues entonces no se exige periodo de cotización previo.


3. Que el aspirante a percibir la pensión de viudedad haya sido cónyuge legítimo, no se haya vuelto a casar ni  haya constituido una pareja de hecho con otra persona antes del fallecimiento del ex cónyuge.


4. Que el aspirante a percibir la pensión de viudedad sea acreedora o beneficiaria de pensión compensatoria (Art. 97 Cc.), que quedará  extinguida a la muerte  del ex cónyuge. Como se sabe, la pensión compensatoria (PC) se establece bien por mutuo acuerdo de las partes en Convenio regulador, que debe ser aprobado judicialmente mediante la oportuna Sentencia o bien por Sentencia en procedimiento contencioso. La referida PC ha de estar vigente y ser eficaz en el momento del fallecimiento. La PC es a la que se refiere el art. 97 del Cc. y se establece cuando la separación o el divorcio producen un desequilibrio económico en las respectivas posiciones económicas.


El Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, en Sentencia de 29 de enero de 2014, ha modificado la doctrina anterior: la exigencia de la PC, en sentido estricto. A partir de esta Sentencia,  se suaviza este criterio y ya no es necesaria esa mención expresa y nominal (pensión compensatoria), sino que se contempla el caso en concreto y se resuelve sobre el carácter de la pensión que, en cada caso, se haya acordado por las partes sin mayores exigencias nominales. Es decir, en los Convenios de familia, se establecen y fijan, a veces, prestaciones periódicas a favor de alguno de los cónyuges con denominaciones muy diferentes  como ‘alimentos y ayudas a la esposa e hijos’, como ‘levantamiento de cargas familiares’, como contribución a ‘los gastos de la esposa e hijos’, y otras parecidas.


En definitiva, ‘el reconocimiento de cualquier suma periódica’, a favor de alguno de los cónyuges, que vaya más allá o sea diferente de la pensión alimenticia (art. 142 Cc.)  en sentido estricto, tiene, a estos efectos, ‘naturaleza compensatoria’, con independencia de cómo se la denomine. Y, en consecuencia, da derecho a percibir pensión de viudedad. Para el TS, en esta nueva perspectiva, lo importante no es como se denomine la pensión que esté percibiendo el cónyuge supérstite sino la dependencia económica de un cónyuge respecto del otro (el fallecido) y  si esa situación de dependencia económica se mantenía en el momento del  fallecimiento del ex cónyuge (estado de necesidad). Al verse ‘truncada’ la prestación  prevista –se denomine como se denomine- por la muerte del ex cónyuge deudor de la misma, el TS estima que se ha de sustituir por una pensión de viudedad que, de alguna forma, la sustituya y compense.


Dicho de otro modo, el TS interpreta la ley del modo siguiente: la muerte del ex cónyuge, que  venía pagando la PC, no puede ni debe perjudicar la situación en la que se encontraba el otro  ex cónyuge, perceptor de una PC. Como éste, en el momento del fallecimiento del ex cónyuge,  percibía una PC  porque se entendía que se encontraba en situación de necesidad (¿?) y desequilibrio y ésta va a continuar como consecuencia del fallecimiento de quien se la proporcionaba,  parece  razonable y equitativo que se le reconozca la pensión de viudedad correspondiente. En cualquier caso, al hablarse de PC, que se extinga por la muerte del ex cónyuge que la satisfacía, se ha de entender que sólo sería aplicable cuando estemos ante una PC fijada por tiempo indefinido o temporalmente (por un periodo de tiempo fijado) siempre y cuando la referida PC esté vigente en el momento del fallecimiento.


5. Que la aspirante a percibir la pensión de viudedad, aunque no perciba pensión compensatoria alguna, pueda acreditar que es víctima de violencia de género en el momento de la separación judicial o divorcio.


Como es obvio, en torno al tema pueden plantearse otras múltiples cuestiones, que no hemos contemplado. Simplemente hemos desarrollado algunos aspectos derivados de la Sentencia del TS, Pleno Sala de lo social, de 29 de enero de 2014.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted